El origen...

El origen de Polysianes: nuestros etnobotánicos, descubrieron durante un viaje a la Polinesia en el año 1989, un aceite perfumado, un aceite sagrado. Ellos observaron los secretos de belleza de las mujeres de la Polinesia, conocidas por su piel maravillosamente suave y satinada producto de una flor auténtica y legendaria, extraída del excepcional patrimonio vegetal: el Monoï de Tahití, verdadero néctar para la piel.

Después de haber estudiado a fondo la historia, composición, el modo de fabricación del Monoï y sus aplicaciones, los etnobotánicos le reportaron este hallazgo a Laboratorios Klorane y es así que nace Polysianes, la línea de cuidados solares polisensoriales.

 

 

 

 

 

 

Las virtudes...

Nacido de la unión de las flores de Tiaré ( Gardenia Tahitensis ) con el aceite de Coprah refinado ( Cocos Nucifera ), se obtiene el aceite de Monoï, que es utilizado por sus propiedades hidratantes, nutritivas y reparadoras. Protegido por una denominación de origen que acredita el lugar de fabricación y la calidad de los ingredientes en la Polinesia, el Monoï es un valioso concentrado de naturalidad y autenticidad.

 

 

 

La flor...

Las flores de tiaré son recogidas en la madrugada, mientras no han exhalado su perfume, y son sumergidas en un gran jarrón de madera lleno de aceite de coco. Se necesitan diez flores tiaré por litro de aceite. De vez en cuando, el preciado líquido se agita con la mano. Después de 10 días, se filtra y se obtiene el Monoï de Tahití. Este Monoï de Tahití de fragancia única, es el símbolo de la belleza de la Polinesia y el origen de Polysianes, cuidados solares poli sensoriales